Mitos y realidad de la hipnosis

La hipnosis no es perder el conocimiento, no es perder la voluntad, no es quedarse dormido y no vais a hacer nada que no queráis hacer.

Cuando una persona entra en trance hipnótico no esta dormida, ni despierta. Podría decirse que se encuentra en un estado de gran tranquilidad, relajación mental y muy sugestionable a lo que se le dice.

Debido a que la hipnosis ha tenido mucho mas renombre en los escenarios, para efectuar espectáculos que asombren al público (quien de nosotros no ha oído hablar a un amigo o conocido de algún hipnotista que es increíble, que ha cogido a una persona y podido hacer lo que quisiera con él). En el ambiente terapéutico ha estado más ligado al mundo de lo esotérico, mágico y paranormal (toda esta fama fue aumentada por los medios de comunicación) que desde un punto de vista científico.

A continuación voy a subsanar ciertas creencias falsas o conceptos erróneos de la hipnosis. Entre los más importantes, se puede citar:

  1. Sólo sirve para débiles de mentales o de voluntad débil: Lo que más a promovido este mito es la utilización de la hipnosis en espectáculo y también las películas basadas en esta temática. Está comprobado científicamente que la inteligencia favorece el trance hipnótico; quiere decir más inteligencia más probabilidad de ser hipnotizado. Esto es debido a que la hipnosis puede requerir un gran esfuerzo de concentración.
  2. Puedes quedarte en “trance” y no despertar: Si una persona esta en una sesión de hipnosis, le ocurriera algo al hipnotista, como por ejemplo muriera durante la sesión, la persona transcurridos 10 minutos sin escuchar la voz del hipnotizador, este se despertaría y saldría automáticamente del trance. La hipnosis no es indefinida.
  3. Se desvelan secretos íntimos: Es una de las creencias mas extendidas, muchas personas piensan que la hipnosis funciona como un suero de la verdad, esto no es así ya que la persona en estado de trance no esta a merced del hipnotizador. En este estado no se puede hacer que alguien conteste en contra de su voluntad, mucho menos si va contra su código ético y moral. Por lo tanto si la persona no quiere, no contará sus intimidades.
  4. La persona hipnotizada pierde la voluntad y esta bajo el control del hipnotizador: Esto es falso, si se le manda a una persona hipnotizada que haga algo en contra de su voluntad o de sus principios, esta saldría del estado de trance o simplemente no lo haría.
  5. Se pierde totalmente la conciencia: Es uno de los mitos más extendidos y hay que comprender que la conciencia sabe siempre lo que uno experimenta mientras esta hipnotizado. Lo único que ocurre es que en estado de trance la parte inconsciente esta más activa que la consciente (pero siempre se mantiene algo consciente).
  6. Es peligrosa la hipnosis: Esta no es peligrosa siempre y cuando quien la realiza sea un hipnotista que domina y conoce la técnica. Uno de los peligros que puede ocurrir en una sesión de hipnosis, es aflorar traumas ocultos. Pero un profesional de la materia sabría llevar la situación sin problemas, debido a esto no existe riesgo en ser hipnotizado.
  7. Pueden abusar de mí: Es imposible que un hipnotista abuse de una persona que ha metido en trance, ya que a nadie se le puede inducir sugestiones o ideas que vayan en contra de sus principios éticos o morales.
  8. Después de la sesión de hipnosis no se recuerda nada: La mayoría de las personas recuerdan casi todo lo que se les dijo e hizo durante la hipnosis. Algunas personas padecen una amnesia espontanea al salir del trance. No obstante para un hipnotizador es fácil evitar esta amnesia.