Dejar de fumar con hipnosis

Hoy en día hay muchos métodos para dejar de fumar: parches de nicotina, chicles, medicación y muchos más…

La hipnosis se presenta como una alternativa, con una gran efectividad para dejar de fumar. Muchas personas tienen dudas sobre que la hipnosis tenga efectividad en este aspecto. Algo totalmente normal, ya que tienen incertidumbres y suelen tener poca información sobre estudios que se hallan hecho, o información sobre la hipnosis.

La hipnosis trabaja directamente sobre el inconsciente: una parte mental que desempeña un papel fundamental en nuestro comportamiento (incluso sin ser conscientes de ello). Durante el estado hipnótico, el hipnotizador transmite unas sugestiones que ayudan a dejar de fumar.

Existen diversos estudios científicos que avalan la hipnosis como una técnica eficaz para dejar la adicción al tabaco.

Voy a exponer varios de estos estudios sobre la efectividad de la hipnosis para dejar de fumar.

  • Un estudio publicado por Journal of Applied Psychology en 1992 demostró que la hipnosis es más eficaz que la medicación y los parches de nicotina. Se realizaron 600 estudios en 72.000 fumadores, comparando los diferentes métodos para dejar el tabaco. Se manifestó que la hipnosis es 3 veces más eficaz que los otros.

Este estudio fue publicado en el Journal of Applied Psychology en 1992. Volumen 77, Número 4, páginas 554 a 561. El Journal of Applied Psychology es publicado por la American Psychological Association, y es la principal asociación norteamericana de psicólogos

  • En un estudio realizado por la universidad de Washington de medicina, en 2001, demostró un 90,6% de éxito al dejar de fumar con hipnosis.
  • Otro estudio realizado por la universidad de Texas A&M en 2004, muestra que un 81% de los voluntarios dejaron de fumar con hipnosis.
  • El ultimo ejemplo fue una investigación realizada en el hospital general de Massachussets. Comparó la eficacia de la hipnosis junto con la terapia de reemplazo de nicotina y la suspensión abrupta del hábito. En el estudio participaron 67 fumadores que habían sido ingresados porque padecían una enfermedad pulmonar o cardíaca. Debido a esto tenían un motivo por el que dejar el tabaco. Las personas podían elegir el método que prefiriesen para dejarlo. Algunos se sometieron a sesiones de hipnosis, otros optaron por la terapia de remplazo de nicotina y otros decidieron abandonar el hábito de fumar bruscamente, de un día para otro y sin ayuda. Al cabo de 26 semanas los resultados fueron muy significativos: el 15,78% de las personas que eligieron la terapia de reemplazo de nicotina continuaban sin fumar; en cambio la cifra ascendía al 25% en quienes decidieron abandonar el cigarrillo abruptamente. Sin embargo la hipnosis demostró ser más eficaz ya que el 50% de las personas habían dejado el tabaco por completo.

Como pueden ver los estudios demuestran que la hipnosis es una técnica con una gran efectividad, muy por encima de sus competidoras. Aunque hay que tener en cuenta que ninguna técnica para dejar de fumar, ni siquiera la hipnosis, tiene un 100% de efectividad.